Recupera el control sobre la comida

Te imaginas dejar de tener una relación obsesiva con la comida y recuperar el control?

La leche, la caseina, la lactosa y las hormonas

2370 palabras
12 minutos
January 18, 2021

El problema de la leche

La leche presenta varios problemas desde un punto de vista conceptual

  • Es un alimento dise√Īado para alimentar cr√≠as
  • Nadie en el mundo animal consume leche cuando ya ha dejado de ser una cr√≠a
  • A nivel bioqu√≠mico los humanos perdemos la capacidad de procesar leche al poco tiempo de dejar de tomarla

Son problemas a nivel conceptual porque de alg√ļn modo parecen sugerir que la leche no es un buen alimento para nosotros

Por otro lado, la composición de la leche de vaca no es tan distinta a la composición de nuestra propia leche materna, por lo que a nivel nutricional no estamos hablando de una aberración

Al final, lo mejor es tratar de encontrar evidencias que nos indiquen si tomar leche nos va bien o no nos va bien

Y en este sentido, una opción es visualizar la leche como un contenedor de tres elementos:

  • Contenedor de case√≠na
  • Contenedor de lactosa
  • Contenedor de hormonas (estr√≥geno)

La leche como contenedor de caseína

La caseína es la proteína de la leche, en vacas representa un ~80% del total de las proteínas, y en la leche humana entre un 20% y un 45%

El problema con la caseína no es de la caseína en sí, sino del tipo de caseína ya que hay dos tipos, la A1 y la A2

En realidad sí hay un problema con la caseína en los casos en que se es alérgico a la caseína, lo que deriva en la intolerancia a la leche, pero éste es un problema que pasa menos desapercibido ya que se acostumbra a identificar fácilmente

El tema es que estas dos caseínas se digieren de forma distinta, y el problema es que la caseína A1 da lugar al péptido beta-casomorphin-7 (BCM-7), un péptido que vendría a ser el equivalente a las gliadinas del gluten pero en formato leche

La evidencia científica nos muestra relaciones preocupantes (o al menos que despiertan dudas razonables) sobre este péptido y un prejuicio a nuestro cuerpo

Sin embargo esas evidencias no son s√≥lidas y no han motivado ning√ļn cambio en la agencia europea de la salud, que concluy√≥ que no hay problema con esta leche

Sin embargo, como digo las evidencias independientes no son tan categoricas y dan lugar a dudas razonables donde vinculan esta caseína con cuadros inflamatorios en ratones, y menos en humanos estudio, revisión, estudio, estudio, estudio

Incluso podría haber relaciones entre este péptido y la diabetes tipo 1 estudio, revisión, aunque no todos opinan lo mismo revisión

Hay que destacar que la revisi√≥n donde se refuta que haya un v√≠nculo entre este p√©ptido y la diabetes tipo 1 es de Nestl√© y de un autor que tambi√©n refuta cualquier v√≠nculo entre el az√ļcar y problemas con la salud

Esto no es ning√ļn argumento para desmontar sus tesis, pero en cualquier caso lo encuentro informaci√≥n relevante

La razón de por qué tenemos vacas que producen caseína A1 y otras que producen caseína A2 la tenemos en la explotación comercial

La case√≠na A2 es la original, y la A1 apareci√≥ como una mutaci√≥n hace 8000 a√Īos en (se presume) Europa puesto que en Asia y √Āfrica no se encuentran vacas que produzcan A1 entrada

Las 2 proteínas sólo se diferencias en 1 aminoácido, pero tenemos en realidad 13 variantes con distinta posición de ese aminoácido cambiado, 8 son del tipo A2 y 5 del tipo A1

Entonces, cuando se empezó la explotación industrial de la leche, se favoreció la leche A1 porque simplemente producía las vacas producían más leche (y hoy en Europa la gran mayoría de vacas producen este tipo de leche, excepto en Francia)

Hoy en día ya no hay diferencia en la práctica y simplemente no se favorece ninguna raza en particular, y puesto que la preocupación por estas caseínas va en aumento el mercado ya está forzando cambios y la leche A2 ya está presente en países como Australia o Estados Unidos

En Europa vamos siempre un poco más lentos aunque ya hay opciones entrada, en nuestro caso consumimos sobre todo leche y yogures de oveja, que es otra manera de esquivar la caseína A1

La caseína en los derivados de la leche

Cuál es la concentración de caseína en los derivados de la leche?

En los quesos tenemos una degradaci√≥n de la case√≠na con el tiempo y debido a las enzimas que se a√Īaden, por lo que cuanto m√°s viejo, mejor, y al rev√©s, cuanto menos curado, mayor concentraci√≥n de case√≠na (y ojo porque la concentraci√≥n es mayor que en la leche)

En los yogures tenemos lo mismo que en los quesos, podríamos definirlos como quesos muy poco curados y por lo tanto al igual que ellos tendrán bastante más caseína que la leche pero parcialmente digerida

En la mantequilla la cantidad de proteína es muy baja y normalmente la caseína existente no debería presentar problemas

Y en la nata tenemos lo mismo que con los quesos y los yogures, pero sin enzimas por lo que la caseína se mantiene intacta, aunque su composición es parecida a la mantequilla (mucha más grasa que proteína) y por lo tanto normalmente las cantidades de caseína no deberían dar problemas

Como curiosidad, en quesos tenemos parte de la case√≠na transformada en metabolitos que act√ļan como primos-hermanos de los opioides, as√≠ que si alguna vez has notado adicci√≥n a los quesos, ya sabes por qu√© entrada

La leche como contenedor de lactosa

La leche, aparte de proteína, es carbohidrato y en concreto es lactosa

Su presencia en los derivados lácteos sigue la misma discusión que antes: en queso, nata y mantequilla las cantidades son bajas, y en yogur son moderadas o iguales a las de la leche

La intolerancia a la lactosa revisión es la famosa intolerancia a la leche (aunque como hemos visto antes, también podría ser intolerancia a la caseína, o también los efectos sólo de la caseína tipo A1)

En todos los casos tenemos sustancias que llegan a nuestro intestino que no deber√≠an llegar y que seg√ļn qu√© personas no podr√°n gestionar bien y terminar√°n en una agresi√≥n

Esa agresi√≥n tendr√° su respuesta inflamatoria, y seg√ļn los casos y la recurrencia de estas agresiones terminar√°n con un cuadro de inflamaci√≥n cr√≥nica y un intestino permeable, y es entonces donde se producir√°n las reacciones autoinmunes

Una evidencia indirecta de esto es cuando se observan personas con afecciones autoinmunes, y se ve que las intolerancias alimenticias son abundantes apuntando a una clara relación revisión

La leche como contenedor de hormonas (estrógeno)

La preocupación con el estrógeno y la leche no es tanto la presencia "natural" de esta hormona, sino el aumento la concentración de esta hormona cuando se hace una explotación intensiva del animal

Qué es una explotación intensiva?

Que la extracción de la leche ocurre durante el proceso de gestación del animal, durante el cual la producción de estrógeno se dispara

No s√≥lo es el estr√≥geno, hay otras hormonas que tambi√©n presentan concentraciones altas, o que al menos son distintas a las que encontramos en la leche materna, y aqu√≠ la preocupaci√≥n se centra sobre todo en los ni√Īos peque√Īos ya que en ellos el impacto es mucho mayor (por una simple cuesti√≥n de peso)

Vamos a ver las concentraciones que tenemos en la leche de vaca de ciertas hormonas (artículo):

  • Insulin-like protein 1 (~4 ng/mL)
  • Prolactina (~15 ng/mL)
  • Prostaglandinas (~1-2 ng/mL)
  • Hormonas de tipo esteroide como el estrogeno [esterone (~0.1 ng/mL), estradiol (~0.02 ng/mL) y esteriol (0.03 ng/mL)]
  • Progesterona (~12 ng/mL)
  • Corticoesteroides (~14 ng/mL)

Respecto al resto de los lácteos, de estrógeno la cantidad es parecida en todos los lácteos excepto en la mantequilla que son ~10 veces más, y de la progesterona las cantidades son similares en la leche y el yogur, 5 veces más en la nata y el queso, y 15 veces más en la mantequilla artículo

Entonces, para ver el impacto que pueden tener estas concentraciones se pueden hacer dos cosas:

  • Se pueden comparar esos valores con los que nosotros producimos de forma normal
  • Se pueden hacer estudios viendo el efecto de consumir / no consumir esa leche

Por ejemplo, en el caso de consumir cada día 1 litro de lácteos con 500 mL de leche, 250 g de yogur y el resto con queso y mantequilla (algo que tampoco es tan descabellado) estaríamos hablando de unos ~200 ng de estrógeno que consumimos con la leche

Este valor lo podríamos comparar con 50,000 ng de estrógeno que produciríamos con nuestro cuerpo ese mismo día (entrada)

Son cantidades muy dispares y realmente sugieren que no debería preocuparnos el estrógeno de la leche

Pero luego tienes estudios como con el tratamiento para ni√Īas con el s√≠ndrome de Turner (muchas necesitan hormonas para inducir su pubertad)

Allí se empieza con dosis bajas de estrógeno (ethinyloestradiol) con 2000-7000 ng por día (equivalente a ~100 ng/kg), e incluso con dosis ultrabajas de ~25 ng/kg aunque con resultados poco convincentes (revisión)

Si utilizamos estas cantidades (que inducen la pubertad y por lo tanto tienen un efecto medible) y las movemos a (por ejemplo) un ni√Īo de 5 kg de peso con 1 litro de leche consumida, hablar√≠amos de 20 ng de estradiol presente en la leche en comparaci√≥n a 500 ng administrados como f√°rmaco

Claro, aquí la diferencia no es exagerada y al menos para mi sí que me surge una duda razonable

Para mi al menos el consumo de l√°cteos en ni√Īos de menos de cierta edad no se deber√≠a dar por sentado que no hay problemas con los l√°cteos y por lo tanto deber√≠an hacerse m√°s estudios

Sin embargo, para adultos parece poco probable que las cantidades de estr√≥geno en la leche tengan alg√ļn impacto

Esto lo podemos confirmar en tratamientos para quienes tienen afecciones en la glándula pituitaria, donde una dosis de estrógeno (estradiol) a nivel oral sería de 1-2 mg (artículo), una dosis infinitamente superior a la que tenemos en la leche

Tambi√©n podemos ver los suplementos para la menopausia, donde dosis bajas en estr√≥geno (estradiol) se situar√≠an en ~300 őľg por d√≠a (revisi√≥n), tambi√©n cantidades mucho m√°s altas que las que encontramos en la leche (revisi√≥n)

Y tambi√©n en la menopausia, en este otro ejemplo comparar√≠amos 1 litro de leche que vendr√≠a con unos 0.02 őľg de estradiol con una dosis baja de estradiol de 25 őľg como tratamiento, una dosis que reduce a la mitad los niveles de LH (luteinizing hormone) y FSH (follicle stimulating hormone) y duplica los niveles de prolactina (art√≠culo), un efecto potente pero de nuevo la diferencia de concentraciones entre las que encontramos en la leche y en el f√°rmaco es tremendamente alta

Al igual que con los estr√≥genos, las cantidades para el resto de las hormonas parecen insuficientes para causar alg√ļn impacto en un adulto

Controversias

Con lo dicho a mi me parece que es razonable concluir que para un adulto no debería preocuparnos los niveles de hormonas presentes en la leche

Del mismo modo me parece razonable dudar de si es buena idea dar l√°cteos con esas concentraciones de hormonas en ni√Īos, y necesitar√≠a m√°s estudios para dejar de lado las dudas

Sin embargo, luego tienes algunos estudios donde miran la concentraci√≥n de hormonas en respuesta a un consumo de l√°cteos en adultos, y si realmente no hay motivo de preocupaci√≥n entonces no deber√≠amos ver ning√ļn cambio significativo

En este (artículo) sí encontraron diferencias hormonales en sangre de mujeres sanas (259 mujeres monitorizadas), comparando una dieta con lácteos y sin ellos, donde por cada ración de más de productos lácteos encontraron una reducción del ~5% de estrógeno, un ~3% de incremento de LH (hormona luteinizante)

En ese mismo estudio también encontraron que para ciertos tipos de lácteos (yogur y nata) había un riesgo elevado (de un 83%!) de anovulación esporádica, unos resultados que coinciden con estudios anteriores, pero también con inconsistencias (descrito con detalle por los autores en el artículo)

En sus palabras: "Although a confirmatory study is needed, these findings add to a growing body of evidence that indicate a role of dairy food intake in reproductive function in healthy women, with potential implications for fertility"

Con estas conclusiones, la controversia es evidente, porque por un lado las concentraciones anteriores de las hormonas parecen indicar que no habría motivo de preocupación, pero por otro lado hay diferencias medibles (y preocupantes) en las hormonas del adulto con un consumo de lácteos

Sin duda hacen falta más evidencias, hay revisiones como ésta que constatan la presencia de resultados contradictorios y terminan concluyendo que sin más estudios no es posible tener conclusiones claras

En mi opinión, el problema de fondo es que este debate sucede cuando los lácteos ya están muy presentes en la dieta moderna, y por lo tanto lo que se discute es si hace falta mantenerlos o reducirlos

Desde una perspectiva evolutiva el consumo de lácteos (sobre todo en las cantidades actuales) es muy reciente, por lo que este debate debería ser acerca de si incluimos o no los lácteos, es decir que la postura más conservadora sería la de no incluirlos hasta que no hubieran evidencias sólidas de que su ingesta no supone un prejuicio

En la misma l√≠nea tienes a Ganmaa Davaasambuu, autora de una serie de art√≠culos donde por ejemplo encuentra una relaci√≥n entre un consumo elevado de l√°cteos y c√°ncer de endometrio pero s√≥lo en mujeres menop√°usicas y sin tratamiento hormonal (art√≠culo), o relaciona el incremento de c√°ncer de pecho y ovario en Jap√≥n con el incremento de consumo de l√°cteos (donde en Jap√≥n y Estados Unidos la utilizaci√≥n de hormonas en el ganado es legal) (art√≠culo), o reporta el incremento de la hormona de crecimiento e IGF-1 en ni√Īos (28 ni√Īos de 6-8 a√Īos) de Mongolia con 1 mes de tomar 710 mL de leche americana, en comparaci√≥n con ni√Īos americanos que no reportaron ning√ļn incremento significativo (art√≠culo)

De nuevo, estos resultados no los comparten revisiones como ésta, aunque sí encuentran una relación entre la leche y el cáncer de próstata en hombres

En definitiva, para mi todas estas contradicciones me generan dudas razonables sobre si es buena idea consumir masivamente lácteos en nuestras dietas, al menos hasta que haya evidencias más sólidas de sus beneficios o al menos falta de prejuicios (ojo, hay evidencias acerca de sus beneficios, revisión, revisión)